miércoles, 26 de septiembre de 2012

¿Qué pasa con el Lago de Valencia? interesante artículo del 2005

¿Qué pasa con el Lago de Valencia?

27 Nov 2005
La situación que hoy día presentan las zonas adyacentes al Lago de Valencia, debido al incremento acelerado del nivel de sus aguas, ha generado una gravísima problemática que abarca aspectos sociales, económicos y salubres en áreas cercanas a esta cuenca, en los estados Carabobo y Aragua.










Como cualquier otro país, Venezuela no es ajena a las repercusiones que generan los grandes cambios climáticos ocurridos en el mundo. Causa de ello, las precipitaciones abundantes que ha experimentado el territorio en los últimos meses, ha venido contribuyendo con el crecimiento de la cota, la cual ha llegado a los 410,03 metros sobre el nivel del mar, las más alta en los últimos 15 años, según registros estadísticos de Protección Civil Carabobo.

El aumento en el nivel de las aguas del lago, también llamado de los Tacariguas, ha ocasionado un gran impacto en las poblaciones y zonas agrícolas cercanas a su cuenca, en las cuales las inundaciones están progresando cada día con la amenaza constante de hacerles desaparecer por completo, si no es que ya han desaparecido.

La situación es grave. Incluso en los últimos días, la crecida hizo desaparecer varias poblaciones. En Aragua, la población de Pan de Azúcar se vio en la necesidad de ser evacuada. En Punta Palmita, una parte de su carretera quedó sumergida de tal manera que lo que solía ser un lugar de esparcimiento para la comunidad es hoy una isla.

En Carabobo, la inundación en la entrada principal de Collogal, municipio Carlos Arvelo obliga al transporte público y particular a tomar vías alternas, al igual que en el sector Isla de la Culebra, en el municipio Los Guayos, el cual ha quedado totalmente incomunicado. Poblaciones del municipio Guacara han sido gravemente afectadas, mientras que en San Joaquín están en alerta. Asimismo, según información emitida por Ligia Elena Arteaga, directora del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales en Carabobo (MARN) para el diario El Carabobeño, el área total de tierras productivas afectadas por la crecida del Lago es de aproximadamente 900 hectáreas, solamente en Carabobo, repartidos entre los municipios Diego Ibarra, San Joaquín, Guacara, Los Guayos y Carlos Arvelo.

Más de 400 familias están siendo afectadas ante tal situación y aunque en algunos casos ya se les ha indemnizado, hay quienes insisten en permanecer en sus localidades aún sabiendo el peligro que enfrentan.


La cuenca reclama su espacio

El Lago de Valencia es el cuerpo de agua dulce natural sin desagüe al mar más grande de Venezuela. Con una cuenca de 3.140 Km2, en él confluyen tres canales industriales y 18 ríos tributarios.

Para la década de 1970, las aguas del lago resistieron prolongados períodos de sequías. Esto, unido a la constante utilización de los afluentes en las labores agrícolas junto a la creciente actividad industrial, tendieron a secar los cauces naturales de los ríos adyacentes, ocasionando un descenso progresivo en el nivel de las aguas del Lago. A raíz de esto, los habitantes de esta región construyeron sus viviendas en zonas de alto riesgo, en lo que fue el lecho de lago hace varias décadas. Mientras que las autoridades regionales responsables otorgaron las licencias sin considerar las condiciones particulares del área.





Ante tal situación, las autoridades tomaron la decisión de desviar el río Cabriales -afluente del Río Pao- y el Maruria hacia el Lago de Valencia. A lo que se agrega, el ingreso de las aguas servidas de las poblaciones limítrofes de Aragua y Carabobo, que reciben a su vez agua del Acueducto Regional del Centro.

Es así como comienza el lago a incrementar el nivel de sus aguas continuamente hasta producir, a finales de los 90, inundaciones en barrios y asentamientos en sus márgenes, agregando la contaminación por desechos humanos, de animales y sustancias químicas de empresas cercanas. La situación logró estabilizarse en los años siguientes hasta el 2002 por los prolongados veranos, pero debido a las precipitaciones abundantes ocurridas desde 2003, muchas casas y residencias han sido hasta hoy víctimas del crecimiento de estas aguas.


Alertan las autoridades

Aunque un poco tarde, la problemática del Lago de Valencia ya ha llamado la atención de los entes no solo municipales y regionales, sino de las autoridades nacionales.

En noviembre de 2004, la Asamblea Nacional creó una Comisión Especial para tratar la problemática del Lago de Valencia con el objetivo principal de “atender la problemática social y de infraestructura que atraviesan las poblaciones adyacentes al lago de Valencia con motivo de las inundaciones ocurridas en esos sectores”.

Más tarde, en febrero de 2005, el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, declara la emergencia y decreta la creación de la autoridad única del área de la cuenca del Lago de Valencia designando a Jackeline Farías, Ministra del Ambiente y de los Recursos Naturales. Luego fueron incorporados a esta autoridad única los gobernadores de los estados Aragua y Carabobo así como también una representación vecinal de los sectores afectados.

Para entonces, el gobierno nacional otorgó un presupuesto de 150 millardos 800 mil bolívares, para emprender las obras de infraestructura que permitan a corto y mediano plazo mejorar el entorno.

Luego, en el mes de marzo la ministra del MARN anunció que este año se realizaría la reparación y finalización de colectores de Aragua y Carabobo, se finalizarán y activarán las plantas de tratamiento y se llevará a cabo el desvío de los ríos Maruria y Cabriales a sus drenajes naturales.

Evidentemente, el reconocimiento de la problemática manifestada por el Gobierno Nacional más los aportes económicos proporcionados, son un gran paso para la posibilidad de resolver la grave situación que presenta el Lago de Valencia. Sin embargo, mucho queda por hacer y décadas de desidia y mal uso de las aguas del lago no serán resultas en corto plazo.
http://valencia.com.ve/v1/displayarticle2424.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada